|  contacto icono_carta

Implantes dentales de carga inmediata

Se denomina “carga inmediata” a la colocación de las prótesis o dientes simultaneamente con la colocación de los implantes dentales, evitando el periodo de espera de la oseointegración. Este tratamiento solo será posible cuando se den las circunstancias favorables,  cómo es una suficiente cantidad y calidad de hueso y la ausencia de infección. El paciente recibe un tratamiento que le permite recuperar inmediatamente sus necesidades estéticas y funcionales.

Se suele evitar realizarlo en pacientes si la disminución de la calidad ósea es suficiente para comprometer la estabilidad del implante, por ejemplo, tengan problemas de microperfusión en el hueso u osteoporosis en gran grado, aunque primaria o secundaria no suponen una contraindicación contundente.
Es imprescindible un volumen óseo que permita al menos un implante de unos 10 mm de largo y 3.75 mm de diámetro, al menos debe estar rodeado de 1 mm de hueso para que sea sostenible en el tiempo sin perjuicio del paciente. Implantes de menos diámetro han sido cargados con éxito en un buen hueso, la calidad del hueso es, junto con la experiencia del cirujano, el factor más relevante para un resultado óptimo de la intervención quirúrgica. Muchas veces usan injertos a través de la reconstrucción ósea, dependiendo de la cantidad de implantes y la necesidad del paciente.

La parafunción masticatoria es un factor que pueden contraindicar los implantes de carga inmediata, sea la presión lingual, el apretamiento dentario y el bruxismo, aunque no así la prótesis inmediata. Con un diseño oclusal en céntrica, la magnitud de la fuerza oclusal y la presencia de parafunción parece no ser un factor decisivo en la supervivencia de los implantes